El trasplante de córnea casi no registra rechazo (fuente: morguefile)

Hablemos de trasplante de córnea

En la actualidad uno de los trasplantes más comunes de tejidos es el de córneas. No sólo es el más común sino el de mayor éxito. En qué caso es necesario un trasplante. Te lo contamos. 

¿Qué es la córnea? Es la parte frontal trasparente del ojo, es como si se tratara del vidrio de tu ventana que da al jardín. Es la película trasparente que recubre a la pupila y el iris (parte de color de tu ojo).

La córnea en conjunto con el cristalino refractan la luz, es decir, permiten que los rayos de luz o imágenes pasen por la retina que es la parte posterior del ojo y que esas imágenes sean así transferidas al nervio óptico y de allí al cerebro en donde luego serán representadas. Este es el mecanismo normal de una córnea sana.

Pero, ¿Qué pasa cuando esta enferma? Hay enfermedades que hacen que la córnea se modifique y disminuya la visión, de este modo afectan la opacidad o la regularidad de la misma. Cuando la córnea se opaca es como si se empañara y  la luz no puede pasar y dejamos de ver  el  jardín. La única forma de  restablecer la visión clara es reemplazar esa córnea por una sana, la cual será  extraída de un donante.

Hay muchas razones por las cuales es necesario un trasplante:

Infecciones traumáticas de ojo.

Distrofia de córnea ( generalmente este tipo de afección es hereditaria, cuando existe un antecedente de opacidad de córnea dentro de la familia).

Queratocono ( es cuando la córnea posee una irregularidad, una deformación en la forma de la misma).

Opacidad corneal luego de una cirugía de cataratas u otra cirugía de ojos.

Edema corneal crónico, enfermedades como glaucoma agudo.

Trasplante casi sin rechazo

El trasplante de córnea no sólo es el más sencillo dentro de los trasplantes de tejido sino el de mayor éxito, debido a que las córneas no poseen vasos por lo tanto las posibilidades de rechazo son mínimas.

¿Cómo se realiza? Es simple, se remueve la córnea dañada (en la actualidad se realiza con un láser) y se cambia por unas sanas de un donante cadavérico de similares dimensiones que la extraída. Luego de 40 a 120 minutos el trasplantado tiene córneas nuevas.  La recuperación de la visión definitiva se da entre los 6 a 12 meses y  se demora este tiempo debido a que la nueva córnea debe deshincharse y adaptarse a la nueva curvatura de ojo.

Luego de este tiempo podemos decir que el trasplantado goza de una excelente y mejorada visión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s