Competiré por la persona que me donó al fallecer

Marilina Medina (29) años hace tres años y medio recibió el riñón de un donante no familiar y competirá en la disciplina atletismo en los Juegos Mundiales de Deportistas Trasplantados. 

La periodista y deportista María Elena Medina, de 29 años de edad,  hace poco más de tres años y medio recibió el riñón de un donante no relacionado (no familiar) anunció:  “competiré por todos los donantes y por la persona que me donó al fallecer”.

“Este va a ser mi primer mundial. Me llena de orgullo que sea en mi país y por eso es una doble pasión y una doble alegría”, dijo la mujer a Télam. Antes del trasplante estuvo 6 años y ocho meses en diálisis.

En diálogo con Télam, cuatro argentinos que participarán de la vigésima edición de los Juegos Mundiales contaron su historia de superación y como el deporte los ayudó a mejorar su condición física luego del  trasplante.

“La actividad física intradiálisis es clave”, dijo Ezequiel Correas Espeche, que hace 20 años recibió un riñón, y fue él quien empujó a Medina para que hiciera actividad física en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD).

“El trasplante es para toda la vida. Lo que pase después es parte de la vida misma”, dijo Ezequiel, en un intento por desmitificar la creencia de que un trasplante de donante cadavérico tiene una duración determinada.

“Tenemos deportistas olímpicos como Daniel Juarez, con 30 años de trasplante, y Claudia Mosler, que fue mamá después del trasplante y ahora participa del programa del CENARD también con más de 30 años de haber recibido la donación de un órgano”, detalló Ezequiel.

Marga Burgos, que recibió un riñón de su marido en el 2000, participará en natación por segunda vez en el mundial de Mar del Plata después de “su primera experiencia en Sudáfrica, hace dos años”.

“Cuando estábamos por salir todos con la bandera argentina recuerdo que me dije: – pensar que hace un año y medio mi vida era incierta y ahora estoy acá”, contó la nadadora olímpica.

“Nuestra expectativa es ganar y ser buenos anfitriones. Pero también mostrar y mostrarnos que vivir bien es una decisión que pudimos tomar gracias a la donación de órganos”, dijo Ariel Baragiola, de 41 años, que desde hace 20 años vive con un riñón donado por su madre, y hoy es presidente de la Asociación de Deportistas Trasplantados de la República Argentina (ADETRA).

El tenista, que ganó en cuanto mundial compitió y tiene en su poder ocho medallas de oro y una de plata, sostuvo que “vivir y vivir bien es una decisión de cualquier persona sea o no trasplantado”.

Fuente: Télam

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s