Curar el VIH: pionero ensayo con trasplante de médula ósea

España dará inicio al primer ensayo clínico del mundo sobre el uso terapéutico de la sangre de cordón umbilical en pacientes con VIH, que además poseen cáncer hematológico (Leucemia, Linfomas). Este ambicioso proyecto, presentado por la Organización Nacional de Trasplantes de España (ONT) y la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia , busca evaluar si el trasplante de médula ósea, utilizado para el tratamiento de algunos tipos de cánceres hematológicos, puede servir además para curar la infección por el VIH en aquellos pacientes con dicha comorbilidad (cáncer de sangre + infección con este virus). Solo en Europa se han detectado unos 150 casos en los últimos 10 años (Aproximadamente, 10 por año).

La particularidad de esta investigación es que se utilizarán muestras de sangre de cordón umbilical con una rara mutación genética, conocida como la variante CCR5 Delta 32. Esta variante hace que las personas que la poseen, sean resistentes a la infección por VIH debido a la refractariedad de la CCR5 delta 32 homocigota.

Gráfico 1: Mutación del CCR5
(Fuente: http://elpais.com/)

José Rafael Cabrera, Jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario Puerta de Hierro (Madrid), informó que se están seleccionando unidades de sangre de cordón umbilical que contengan esta variante genética. El proyecto busca aprovechar el potencial de los bancos de sangre de cordón umbilical del país. “En España hay siete bancos de sangre de cordón umbilical, los cuales albergan unas 60.000 unidades de sangre. Ahora bien, se sabe que la variante genética la contiene aproximadamente  el 1% ciento de la población, por lo que actualmente se están seleccionado las mejores unidades en cuanto a número de células y características para crear un banco específico de sangre de cordón umbilical CCR5 delta 32 homocigota“, ha explicado el experto.

La investigación

Se estima que para el mes de Septiembre se habrá concluido la selección de las unidades adecuadas, que se reservarán para estos casos de comorbilidad (infección por VIH más cáncer hematológico agudo.) Una vez que este paso esté concluido, se reclutarán cinco pacientes en un plazo de dos años para, posteriormente, realizarles un seguimiento de un mínimo de 12 meses. Los resultados obtenidos con el ‘paciente de Barcelona’ y el inicio de este ensayo “pretenden abrir una vía para investigar la erradicación del VIH“, ha señalado el director de la ONT, Rafael Matesanz.

Los trasplantes se llevarán a cabo en el  Instituto Catalán de Oncología, el Hospital Gregorio Marañón de Madrid y en el Puerta del Hierro ya que son los más experimentados en trasplantes duales y contarán con la ayuda de virólogos del Instituto de Salud Carlos III quienes se encargarán de analizar la infección del VIH en estos pacientes con leucemia o linfoma que necesitan un trasplante de médula ósea. El líder de la investigación será el hematólogo Rafael Francisco Duarte, quien se desempeña en el hospital Puerta del Hierro como jefe de Oncohematología y de Trasplante Hematopoyético.

Gráfico 2: Tratamiento
(Fuente: http://elpais.com/)

Sólo para pacientes con cáncer

El Dr Duarte recalcó que se trata, en primer lugar, de curar con un trasplante a la persona con un cáncer sanguíneo agresivo, y que para eso se seguirán los procedimientos habituales. La única diferencia será que, como estos pacientes poseen además VIH, se aprovechará para trasplantarle la sangre mutada para estudiar lo que sucede. Se busca un beneficio añadido al tratamiento habitual para la leucemia o el linfoma.

Con 250 unidades de sangre de cordón de la variante CCR5 Delta 32 podríamos tratar al 80% de los pacientes de los países de nuestro entorno con infección por el VIH y candidatos a un trasplante de estas características por una enfermedad oncohematológica”. Someterse a un trasplante para regenerar la médula no es un procedimiento sencillo. Su tasa de complicaciones –incluida la mortalidad- a los dos años está entre el 15% y el 25%, explicó Duarte. Por eso es impensable utilizar este método en la población general con VIH, que con la medicación antiviral pueden mantener la infección controlada.

Además, este tratamiento solo sirve para algunos subtipos del VIH; que son los que usan el receptor CCR5 para entrar en los linfocitos. Hay otros grupos de VIH que usan otro receptor, y en ellos se ha visto que el sistema no funciona. El proyecto busca trascender el número reducido de personas que podrían beneficiarse de curarse del VIH. Será una oportunidad para estudiar a fondo cómo actúa el CCR5, y ver si hay otros métodos menos agresivos de introducir esa mutación o imitar sus efectos para eliminar el VIH del cuerpo de los infectados, y lograr así que el ‘paciente de Berlín’ deje de ser la única persona, hasta ahora, que ha logrado eliminar el virus de su cuerpo.

Antecedentes

  • El paciente de Berlín

Timothy Brown, fue el primer paciente curado de VIH tras un trasplante de médula ósea que recibió para tratar su leucemia en el año 2006. Conocido como el ‘paciente de Berlín’, ha sido un impulso para médicos de todo el mundo que han intentado replicar este logro en otras personas seropositivas. Ha sido un éxito mundial ya que es la primera vez que se consigue eliminar el virus del SIDA con este trasplante.

  • El paciente de Barcelona

Este caso es el disparador para la investigación que se desarrollará en España. El paciente, un hombre de 37 años se infectó en 2009 con el virus de VIH y en 2012 desarrolló un linfoma agresivo. Había recibido varios tratamientos antes de recibir -en 2013- el tratamiento experimental: se le infundió una unidad de sangre de cordón umbilical, con la mutación CCR5, complementada con la infusión de células madre hematopoyéticas de un donante un 50% compatible.

Este método, ideado por el Hospital Puerta de Hierro de Madrid, permite que el trasplante de sangre de cordón funcione en un paciente adulto, ya que habitualmente la sangre de cordón tiene poca cantidad de células y frecuentemente, no es suficiente para trasplantar a un adulto, por la diferencia de tamaño y peso. A los 11 días, el ‘paciente de Barcelona’ ya estaba recuperado y a los tres meses del trasplante, se comprobó que ya no tenía el VIH en su organismo. Se le hicieron múltiples pruebas para asegurar que el virus no estaba en ningún reservorio del organismo: analizaron su sangre, el líquido cefalorraquídeo y tejidos, y no encontraron rastros del VIH.

Los especialistas son cautos respecto a este caso, y prefieren no hablar de “curación” sino de “erradicación” del virus, ya que el enfermo murió poco tiempo después debido a la progresión del linfoma y no pudo hacerse el seguimiento adecuado.

Fuentes: http://elpais.com/ http://www.infosalus.com/ http://www.madrid.org/ http://www.diariocordoba.com/ http://www.elmundo.es/ http://www.abc.es/ http://gtt-vih.org/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s