Una familia sanjuanina unida por la misma pena

La familia Pena logró sobrepasar la misma dolencia e idéntico resultado positivo con dos de sus miembros. Una doble historia de vida resumida en crisis encefalopáticas y dos trasplantes de hígado.

A veces las familias pasan por momentos dolorosos y logran superarlos, pero en otras ocasiones el dolor vuelve a golpear la puerta del mismo hogar y todo comienza de nuevo. Algo así como salir sorteados en una ruleta rusa de enfermedades que modifican y ponen en jaque la vida de uno o más miembros. Esta es la historia de los Pena, una familia sanjuanina compuesta por Luis y Elena que tienen seis hijos: Mariano (18), Federico (16), los mellizos Facundo y Gabriel (15) y las mellizas Milagros y Tamara (13).
Todo empezó cuando Facundo tenía cuatro años y se enfermó de hepatitis, las secuelas que dejó fueron devastadoras, ya que sufrió la desintegración de su hígado. Esto es algo que no sucede habitualmente, pero el niño fue parte de la estadística que indica la detección de un caso entre mil.
De inmediato fue trasladado al Hospital Garrahan, estuvo durante cuatro días consecutivos en medio de una crisis encefalopática tras lo cual el equipo médico confirmó la necesidad del trasplante.
El donante no estaba lejos sino en su propio círculo familiar y de hecho su nombre se escribía con la palabra “tío”, pero dar con él no fue algo rápido. De hecho el primer postulante al trasplante fue rechazado, si bien era compatible, por un problema arterial no pudo ser la respuesta al problema.
Así fue que más tarde otro donante viajó a Buenos Aires e intervención quirúrgica de por medio le devolvió la vida a su sobrino que hoy tiene 15 años y que logró competir como jugador de hockey en los Juegos Olímpicos para Trasplantados. La vida parecía volver a sonreír para estos sanjuaninos.
La picazón fue el detonante
Las madres suelen ser las más fuertes de todas las familias, las que soportan todo y nunca tienen descanso y Elena no tenía porque ser la excepción. Pero un día se enfermó y el primer síntoma fue una picazón en su cuerpo. Los médicos la calmaron con ansiolíticos por un supuesto cuadro de estrés pero tras un año bajo ese tratamiento todo empezó a empeorar.
Fue al médico, le hicieron análisis y en el medio estalló una bomba en la familia: Facundo rechazó el órgano trasplantado lo que implicó volver a Buenos Aires. Ella eligió relegar sus malestares porque la prioridad era la vida de su hijo sin que ninguno pensara en el desenlace. En aquella institución donde “Facu” estaba, ella supo que su hígado también se desintegró y que la única alternativa era un trasplante.
Comenzó el tratamiento y dilató la situación durante dos años, pero la sorprendió una crisis encefalopática y sin bajar sus brazos y junto al apoyo de toda la familia jamás pensó que podría morir. La fe estaba intacta. En Buenos Aires, internada, esperó su trasplante desde el lugar 2.300 en la lista de espera.Aparecieron nuevos obstáculos para Elena

Tras un período de tiempo el abdomen se le llenó de líquido, lo que implicó que se reviente una fístula y un abrupto descenso en su peso que llegó a los 32 kilos. Sus hijos en San Juan la abrazaron en una sensación que ella describió ante el sitio Tiempo de San Juan como “brazos inmensos, cómodos” , mientras permanecía en posición fetal.
Pasaron diez largos meses hasta que en junio apareció un donante cadavérico compatible, pero la preocupación rondaba en la debilidad de Elena por el bajo peso, lo que hacía disminuir las chances de supervivencias post operatorias.
Sobrevivió, pero solo para afrontar más complicaciones ya que todo se alargó con dos semanas más en terapia intensiva para eliminar un virus de su organismo.
Tras esos penosos meses la familia logró volver a San Juan en octubre y seguir con la vida plenamente , Luis define a lo sucedido con su esposa como: “un milagro, gracias a la oración de personas que ni siquiera conozco, es un milagro de Dios”.
Historias como estas hacen que la donación de órganos simplemente valgan la pena para quienes dan y quienes reciben vida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s