El juego de sus vidas

Cuando Lucila tenía 4 años se enfrentó junto a su hermano a la talasemia y ambos a través de la donación de médula de él pudieron sortear los obstáculos que significaron la mayor prueba de sus vidas.

Las historias se cuentan de a dos y con nombre. Cuando Lucila se enfermó y un médico diagnosticó que era  talasemia el mundo no se vino abajo, ahí estuvo su hermano Patricio (en ese entonces tenía 8 años) para darle la fortaleza necesaria y salir adelante, pero no solo desde la palabra y el cariño sino desde los hechos.

Patricio se preguntó qué podía hacer y la respuesta fue: ser donante. Porque solo un trasplante de médula podría salvarle la vida a la pequeña de 4 años.

“Yo a las agujas les tengo terror. Lloro a veces cuando me voy a sacar sangre. Pero a la vez, en ese momento tenía mucho miedo porque me habían explicado que mi hermana tenía un porcentaje de muerte muy alto. Entonces pensé poco en mí y me decidí”, explicó Patricio a La Voz.

La madurez de Patricio y la crudeza con que relató el momento de la decisión son fuertes si se piensa que son niños.

Pero volviendo al pasado, Lucila relató que  su estancia en el Hospital Garrahan, muy al contrario de lo que algunos piensan, la transitó normalmente y con esperanza. Ella afirma que “estuvo bien” y se “divertía”. Su madre diseñó cosas para que todo el tratamiento no fuera tormentoso. Todo transitaba como parte de una etapa de un enorme juego en el que todo  terminaría cuando Patricio le diera un “pedacito” de él para que ella pudiera seguir viviendo.

Todos eran conscientes de que ella podría salir adelante, de que el juego terminaría y tendría final feliz como todas las cosas en el mundo de los niños. Hoy ella practica múltiples actividades que fortalecen su salud, pero además cuenta su historia al mundo para concientizar de que donar es algo noble y loable y que verdaderamente salva vidas como su hermano lo hizo con ella.

Patricio pide que las personas se animen a donar. “Si hacés algo bueno por otra persona, te vuelve. Es una situación desesperante, difícil, pero no tengan miedo”, cerró con alegría y optimismo.

Fuente: La Voz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s