Revivir con “el corazón en una caja”

En el embarque del presente futurista, Estados Unidos siendo la cuna del desarrollo tecnológico anglosajón, reanuda esperanzas y polémicas al fabricar un dispositivo
médico dotado de la facultad para reiniciar la vida de un órgano que ha colapsado. Se estima que con la ayuda de esta tecnología aumentarían las trasplantes entre un 15 y un 30%.

Por Jessica Brahin
Capitaneando las exigencias que supone el proceso de creación, prueba e implementación de los avances tecnológicos en la era vanguardista, la empresa Estadounidense Transmedics radicada en Massachusetts ha “ficcionado” la realidad
acercando a los cirujanos de trasplantes un dispositivo que actúa reanudando la vitalidad del corazón.

“Corazón en una caja”, el dispositivo cuyo precio oscila los $250.000 dólares y pone a prueba la efectividad del “volver a latir”, se compone de un carro con ruedas que posee tres partes: Tanque de oxígeno, cámara estéril y una serie de tubos que se conectan al corazón del donante para mantenerlo metabólicamente activo mediante el
envío de sangre y nutrientes. Si bien los trasplantes de corazón se efectúan cuando los profesionales médicos
proceden a declarar la muerte cerebral del paciente-donante; tras lo cual el corazón se procura rápidamente para evitar que sufra daños irreversibles por la falta de oxígeno y
es mantenido a baja temperatura durante el proceso de traslado hasta que llega el momento de la intervención próxima, este adelanto supone la introducción de cambios
en la preservación de órganos, ya que en lugar de mantenerlo a baja temperatura se lo coloca en la cámara estéril y se lo une a un sistema que lo preserva oxigenándolo y
nutriéndolo.

“El frío es lo antiguo, y lo cálido es lo nuevo”, asegura Korkut Uygun, cirujano de trasplante en el Hospital General de Massachusetts.

En el avance de la polémica

Como el corazón no deja de latir en ningún momento, se generan ciertas controversias al respecto. Por un lado se estima que con la ayuda de esta tecnología aumentarán las
donaciones entre un 15 y un 30%; y opuestamente algunas voces consideran que las mismas disminuirán, ya que este método permitirá revivir el corazón de aquellos pacientes que presenten muerte circulatoria. La dicotomía se centra en el hecho de que si es posible recuperar la circulación sanguínea, quién asegura que el posible donante esté realmente muerto?; hasta qué punto resulta ética la implementación del desarrollo en cuestión?.

En palabras de Robert Truog, especialista en ética médica de la Universidad de Harvard, “si estos donantes están realmente muertos, dado que sus corazones se pueden reiniciar, incluyendo el interior de otra persona ¿Cómo puedes decir que es irreversible, cuando la función circulatoria se restaura en un cuerpo?”.

En contraposición a los debates éticos, cirujanos de Reino Unido y Australia dan cátedra poniendo de manifiesto el éxito obtenido tras utilizar el sistema de trasplante en al menos 15 casos, testimoniando que en dichos casos esperaron dos minutos después de que el corazón a trasplantar se detuviera para ser removido y tras veinte minutos lo pusieron en el dispositivo y comenzó a bombear nuevamente.

Aunque parte de la comunidad médica de Europa y Oceanía se encuentra supeditada al aprovechamiento y ejecución de la implementación de la caja prometedora, Estados
Unidos siendo el país fecundador del desarrollo en cuestión, se muestra cauteloso al prolongar el estado de espera en cuanto a su aprobación.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s