Ariel Giaccone se puso los botines de la vida

Ariel Giaccone es un  ex jugador que hoy es director técnico en San Francisco y hace cinco años le dio vida a su hija por segunda vez al donarle un órgano sin importar las consecuencias, ni su profesión.

Especial – Leonela Zapata

En el este cordobés hay un conflicto entre los gremios de la basura y el municipio, en el mismo radio, en el predio de La Bancaria, hay una escuela de fútbol para niños llamada “Raúl Indio Navarro”. Allí trabaja Ariel Giaccone todos los días, dividiendo el tiempo con las prácticas en las que dirige a las inferiores de Sportivo Belgrano.

Desde chico tuvo contacto con la pelota. Pasó por el club Tarzanito en la Liga de Baby Fútbol, aprovechó la sabiduría de la Liga Amateur y a los 15 años armó las valijas y se fue con las ilusiones a Córdoba lo que le significó una gran vidriera para su carrera. Allí, desde la posición de volante, estuvo en Las Palmas y Huracán. El gran salto llegó cuando se fue a Ferro, donde debutó en Primera División de la mano de Timoteo Griguol y de allí anduvo por Bolivia y Ecuador, hizo escala en Belgrano, pasó por equipos de la región y se recibió de DT.

Nada hacía presumir que la vida lo pondría en una encrucijada. Hace cinco años a su hija Gabriela,  que por entonces tenía 19,  le diagnosticaron insuficiencia renal. Necesitaba un trasplante de riñón, su padre Ariel en esa época hacía sus pasos en el equipo de Porteña. Todos los domingos recibía el aliento de su familia.

Giaccone se hizo el estudio de compatibilidad y las cosas de la vida permitieron que él le devolviera una vida normal al ofrecer su riñón solo para que ella no estuviera más 4 horas mínimas en diálisis deteriorándose. En el sanatorio Allende todo se hizo realidad.

Entró al “vestuario”, perdón, quirófano y rindió los “90 minutos” necesarios y dos tiempos extras para que Gabriela tuviera otra oportunidad, ni más ni menos. Ese mes de diciembre colgó definitivamente los botines.

En la entrevista expresó: “Fue algo determinante y sentí que era el momento. Luego de la operación hasta el día de hoy tengo extremos cuidados, con la comida, la bebida, hasta medicamentos que ya no puedo tomar nunca más”.Consideró que el ciclo estaba cumplido y aprendió a convivir con una recuperación, mantenimiento y cuidados que lo tuvieron dos años fuera del gimnasio – que a él tanto le gusta – y recién este año pudo volver a correr.

Pero todo esfuerzo lo vale, no fue un sacrificio, fue un placer darle vida a su hija Gabriela otra vez. La vida hoy lo recompensó, acaba de sacar al segundo equipo de Sportivo Belgrano campeón de la Liga Regional en su tercer experiencia al frente de un equipo.

Anuncios

Un pensamiento en “Ariel Giaccone se puso los botines de la vida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s