Carta: cómo se vive luego de un trasplante

Germán Montenegro tiene 28 años y hace seis debió recibir un trasplante hepático. Una historia contada en primera persona.

Germán Montenegro es correntino y hace seis años, la vida lo enfrentó a un reto inesperado, tener que someterse a un trasplante.

En DonateHoy, estamos acostumbrados a contarte las historias antes del trasplante. Tratamos de concientizar y sensibilizar sobre la importancia de la donación. Pero, ¿Qué pasa luego?¿Cómo vive un trasplantado?¿Qué piensa y siente?.

Germán nos cuenta qué le pasó, qué sintió, qué imaginaba y todo lo que viene luchando para dar visibilidad al tema y para que Argentina finalmente tenga una ley que resuelva lo que ocurre en el  postrasplante. Tiene un empuje asombroso e intenta impulsar el tema por todas las vías que puede.

Trasplante de órganos: Pero… ¿qué pasa después?

Germán Montenegro

En nuestro país, existen 18 mil personas trasplantadas, y hace poco, lamentablemente hemos sobrepasado la cifra de 10 mil personas en lista de espera. Las causas de necesitar un trasplante son muy variadas, y cada trasplantado seguramente te contará una historia muy distinta. Pero en todos ellos hay algo en común, que es que necesitaron que una familia, le diga sí a la donación de órganos, luego de que su familiar murió, es decir, luego de que le hayan diagnosticado muerte encefálica.

El inicio de la historia

En mi caso, todo comenzó en marzo del 2009, un dolor cercano a la vesícula, hizo que dos días más tarde, me extraigan piedras del hígado. Tuve que internarme luego en el hospital por control ante nuevos episodios de fuerte dolor. Este no pasó, así que ingresé a terapia intensiva, donde me realizaron reiterados controles y estudios médicos durante casi cinco meses. Fueron meses de intensos dolores, que los fui calmando con reiteradas inyecciones de analgésicos, como klosidol y morfina, entre otros. Como los antibióticos ya no podían combatir las infecciones que tenía en la zona hepática, ingresé en lista de espera el 24 de agosto del 2009.

Ocho días más tarde el médico me dijo: “Germán!, ya esta tu hígado, vamos al quirófano!!”. Luego de la operación no sentía más ese dolor que me persiguió durante todos esos meses, aunque seguí adicto a la morfina, ya que si bien la dependencia psicológica me había pasado, porque no tenía más dolor, si continué con dependencia física, hasta que en marzo de 2010 la pude abandonar.

En mi caso, necesité un trasplante con solo 21 años, y fue a causa de una infección en la vesícula que tuvo un mal tratamiento y afectó al hígado. Las causas para llegar a un trasplante son extremadamente variadas, y no depende exclusivamente de que lleves malos hábitos como fumar, o beber alcohol en exceso (aunque también son causas de necesitar trasplantes).

La experiencia de recibir un trasplante, o creo más la de estar mucho tiempo en terapia intensiva, la considero altamente valiosa. Creo que debemos darnos un tiempo en nuestras vidas, a frenar todo lo que hacemos, y definir un rumbo con buenas bases. Aprendés de la perseverancia, sobre aprender a decidir si vas a vivir o vas a morir. A prestar más atención a tu actitud sobre tu propia vida. Muchas cosas pienso que están atadas a cómo respondés a tus prioridades. Siempre intentá mantener el foco en lo que hacés, y siempre disfrutá del camino, y jamás tengas miedo a equivocarte, es genial equivocarse, siempre sirve de aprendizaje para volver a intentarlo.

Pero… ¿Qué pasa después?

Me dije, ¡ya estoy trasplantado! a retomar todas mis actividades nuevamente!, pero no fue al 100% así.

Nueva vida. Todas las complicaciones médicas desaparecen. Quizás, vas a tener algún episodio de problemas en la salud, pero  si cumplís con los cuidados que te encomendaron, generalmente vas  a vivir mucho mejor con tu nuevo órgano trasplantado que ahora si te funciona correctamente.

Cuando comenzás a requerir viajes frecuentes a Buenos Aires para ir a controles, o a tener ausencias en el trabajo, o en tu universidad, debido a algunas complicaciones de salud (lógicas de los primeros tiempos del postrasplante) en la realidad argentina, comenzás a tener ciertos problemas relacionados al cuidado:

No todas las obras sociales cubren el 100% de los estudios y medicamentos que necesitás. Si te enfermás de algo que no está relacionado con el trasplante, tenés que pagar esa medicación, dependiendo de la obra social que tengas.

La mayoría de las personas trasplantadas pierden su empleo luego de la intervención. Esto es así porque existen casos de discriminación laboral, ya que una persona trasplantada (dependiendo el órgano y el estado postrasplante) no tiene el mismo rendimiento que una que no lo es.

Si sos estudiante, faltás a clases ya que debes realizarte controles. Se da en los casos que donde el Centro de Trasplante, donde te realizaste la cirugía, no está en donde vivís, por ello debés viajar y perder clases en la universidad o en el colegio, produciendo esto una baja en el rendimiento del estudiante.

Un marco legal para personas con mi misma condición faltaba en el país. Por ello, fue que se gestó en mi mente la idea de que impulsemos una ley que solucione estos problemas, por suerte, luego descubrimos que los proyectos de ley ya estaban hechos (incluso, habían cinco!!). Solo faltaba que un grupo de personas se organicen y hagan que las cosas sucedan.

Como a vos te puede tocar así como a mí y a tantos otros, necesitamos tu apoyo, para que la  Ley de Protección Integral para Personas Trasplantadas y en Lista de Espera  sea una realidad en nuestro país. Es para las personas que ya están y las que vendrán. Si esta ley no se aprueba este año, perdemos.

El Senado de la Nación ya aprobó este proyecto, solo falta que la Comisión de Transporte y la Comisión de Hacienda hagan el despacho del proyecto, como ya lo hizo la Comisión de Salud Pública, para que así pase a tratarse en la Cámara de Diputados de la Nación, y se convierta finalmente en ley.

No está de más recomendarte, que te eduques sobre la donación de órganos, y reflexiones sobre tu decisión de ser donante. Tu decisión positiva puede salvar la vida de hasta 7 personas.

Gracias a todos tus lectores.

Germán Montenegro

Trasplantado hepático

Fuente: Texto extraído (carta) http://www.bilinkis.com/2012/05/trasplante-de-organos-pero-que-pasa-despues/

Anuncios

Un pensamiento en “Carta: cómo se vive luego de un trasplante”

  1. soy transplantada d riñon desde hace 32 años y actualmente me encuentro muy bien de salud .Soy de buenos aires y me siguo controlando en el hospital de clinicas. Donar es vida como dice frase .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s