Hallazgo científico permitirá reducir el rechazo al trasplante

Investigadores canadienses identificaron la estructura celular responsable del rechazo de órganos y el fármaco que puede prevenirlo. Permitirá salvar más vidas. 

Un porcentaje importante de trasplantes no llegan a ser exitosos por episodios de rechazo sumado al riesgo que supone que los pacientes deban estar inmunosuprimidos lo que hace aún más delicada la situación.

Sin embargo, un nuevo descubrimiento ocurrido en el Centro de Investigación del Hospital de la Universidad de Montreal (CRCHUM) podría revolucionar la forma en que se evalúa la probabilidad del rechazo de un órgano y dar una respuesta concreta a cada situación.

“Hemos encontrado el mecanismo que hace que los pacientes reaccionen contra los componentes de sus propios vasos sanguíneos, incluso antes de recibir un trasplante de órganos, y hemos hallado un fármaco que puede prevenir este tipo de rechazo”, explica la doctora Marie-Josée Hébert, médico de trasplante, investigadora del CRCHUM y profesora en el Departamento de Medicina de la Universidad.

“Descubrimos que los vasos sanguíneos dañados liberan pedazos específicos de células: pequeñas vesículas de membrana que ponen el sistema inmunológico en alerta. Si luego realizamos un trasplante, el sistema inmune ataca de inmediato el órgano del donante”, detalla Melanie Dieudé, investigadora del CRCHUM y primera autora del estudio.

El rechazo es un riesgo del trasplante  causado generalmente por una reacción del sistema inmune del receptor frente al trasplante, que considera un invasor. Los antígenos de leucocitos humanos (HLA), que están presentes en la superficie de todas las células, son una especie de identificador único de cada persona. En los trasplantes, los médicos tratan de evitar el rechazo asegurándose que el donante y el receptor son compatibles en cuanto a grupo sanguíneo y antígenos HLA. Por otro lado, las personas trasplantadas deben tomar medicamentos inmunosupresores para evitar el rechazo y eso los deja expuestos a enfermedades. A pesar de estas precauciones gran parte de los trasplantes terminan en episodios de rechazo y un importante deterioro en la salud del trasplantado.

Al parecer, el sistema inmune no solo reacciona contra un órgano extraño: “Además de que el sistema inmunológico reacciona contra los antígenos de leucocitos humanos, reacciona sorprendentemente contra los componentes de nuestras propias células. Así que el rechazo no es simplemente una reacción en contra de otra persona, sino que también es una reacción contra los elementos que nos pertenecen a nosotros mismos”, afirma la doctora Hébert, quien también es codirectora del Programa de Investigación Nacional de Trasplantes canadiense.

“Si un beneficiario ya ha reaccionado a estas pequeñas vesículas y recibe un órgano que también está en el proceso de liberación de vesículas, es probable que sea una situación peligrosa. Esto es lo que todavía estamos analizando”, explica Hébert.

“Todavía es demasiado pronto para pensar en cambiar las guías clínicas, pero creo que algún día podríamos modificar cómo se asignan los órganos para trasplantes. Los receptores de órganos también podrían ser tratados antes de la operación para que sean menos sensibles a estas señales que vienen de nosotros mismos”, concluye Hébert.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s