Gracias a ellos estoy viviendo

José Pochettino (43) sonríe mientras espera el alta médica luego de un trasplante hepático. Una enfermedad silenciosa lo dejó al borde de la muerte y un donante le salvó la vida. Esta es su historia.

Las historias se cruzan en los pasillos del modesto apart hotel ubicado frente al Hospital Privado de Córdoba donde descansan pacientes de distintos puntos geográficos. La de José Ernesto Pochettino, “Chiche”, es una de ellas.

Por la ventana puede verse el hospital, el mismo que 14 días atrás fue escenario de un trasplante que salvó su vida. “Gracias a ellos estoy viviendo”, repite en la entrevista con Donatehoy.com. Y habla de su donante y de la familia que acompañó la voluntad de donación de esa persona.

Marina Crivello, su esposa, lo acompañó todo el tiempo y no puede disimular sus lágrimas cada vez que él habla. Ambos se emocionan y relatan el año terrible que pasaron con ansias de volver a El Fortín, en el departamento San Justo, de donde son oriundos.

“Cada día lo íbamos perdiendo por las toxinas, hasta llegó a estar en coma”, contó Marina. Chiche sufrió hepatitis B que derivó en una cirrosis hepática.

“Los médicos se juegan que hace 20 años que tenía este virus”, agregó. En marzo de 2015 le diagnosticaron la enfermedad  y comenzó un tratamiento en el Sanatorio Allende hasta que concluyeron que “no había más que hacer”. Iría a trasplante.

pochettino 2
Chiche Pochettino aguarda el alta y aguanta las ganas de reunirse con sus cuatro hijos y sus amigos en El Fortín.

 

Lista de espera

El 26 de enero Pochettino entró en la lista de espera del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) hasta que el pasado 22 de febrero el teléfono sonó. Un paciente con muerte cerebral que se encontraba en una Unidad de Terapia Intensiva en una provincia del norte podía ser su donante.

El operativo, aunque difícil por la distancia, no fue imposible para los equipos de Incucai. Ahora, José tiene una cicatriz en el abdomen y tiene que esperar por quitarse los puntos de sutura. Meses atrás la vida se le apagaba, pero alguien que tomó la decisión correcta le dio una segunda oportunidad.

“Hoy gracias a ellos estoy viviendo”, me dice. Sencillamente lo resume todo.

pochettino 3
Marina y José se acompañan, se emocionan juntos. En el apart pasan sus últimos días antes del alta.

Nota Editorial: El protocolo de donación de órganos es administrado únicamente por entes oficiales de procuración, ablación y trasplante. Registrate como donante de órganos y conversalo con tu familia, sólo así podrás ayudar.

Anuncios

Un pensamiento en “Gracias a ellos estoy viviendo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s