Vitaló: una caja para preservar la vida

Dos diseñadoras que estudian en Córdoba presentaron un proyecto de preservación de órganos para el traslado durante los operativos de procuración. Buscan mejorar la calidad del sistema.

Magalí Mancini y Constanza Bacigalupi son dos estudiantes de la carrera de Diseño Industrial a punto de recibirse. Como tesis final presentaron un proyecto revolucionario vinculado a la donación de órganos: una caja que preserva refrigerado y aséptico material biológico para trasplante durante 12 horas.

vitalo caja

Las estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de  la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) investigaron durante dos años las condiciones actuales de traslado de órganos y las posibilidades de mejorar el sistema. El resultado fue Vitaló, un sistema que trabaja con elementos ya patentados, pero esta vez son aplicados a la medicina.

Mancini y Bacigalupi dialogaron con Donatehoy y brindaron detalles del proyecto que busca financiamiento.

-¿Qué es Vitaló?

Magalí Mancini (MM): Vitaló es un sistema de preservación de órganos que intenta dar respuesta a las problemáticas actuales respecto a la conservación de órganos.

Constanza Bacigalupi (CB): Es un sistema controlado de refrigeración a través de placas eutécticas, que sería la novedad, lo que permite que introducida en el sistema la temperatura se mantenga constante durante todo el sistema de procuración de órganos que es lo que justamente hoy en día no se obtiene con los medios actuales.

-¿Cómo funciona este mecanismo? 

MM: Tiene placas eutécticas con una batería y un regulador que es un sistema patentado que está incorporado a nuestro proyecto. Lo que nos recalcaban los médicos era que es muy importante que durante todo el proceso no varíe la temperatura del órgano, porque puede traer varios riesgos, el más grave es la defunción del órgano. Otro de los riesgos es que se cristalicen los tejidos, la contaminación del órgano. Los médicos nos advirtieron que con un órgano sano el paciente corre menos riesgos de rechazo o de volver a necesitar un implante.

El sistema tiene dos coolers (ventiladores) que ayudan a la circulación de la refrigeración. Además, el material biológico permanece encapsulado en un medio reservado independiente de la carcaza contenedora que cierra el producto. La caja se ensambla y desarma con facilidad para el operador.

donacion-3_klbxwb
Con Vitaló buscan mejorar la manipulación de las conservadoras que se utilizan actualmente y que dificultan el traslado.

CB: Hoy en día la técnica actual es utilizar una conservadora de tipo camping y en el suelo se coloca material absorbente, que absorba el líquido que arroja el hielo y constantemente hay que abrir y cerrar la conservadora para chequear que el hielo esté sólido lo cual es un riesgo e incluso es una mala manipulación para el personal que se dedica a esto porque constantemente tienen que abrir, chequear. Es un sistema muy pesado, al no existir un contenedor que sea de una dimensión modular tienen contenedores de diferentes volúmenes por el lugar que ocupa el hielo necesario, no porque el órgano lo demande.

-Vitaló tiene un tamaño estándar y se lo ve muy fácil de trasladar

MM: Se puede manipular con una sola mano, que eso es algo que también tuvimos en cuenta porque las conservadoras más grandes son gigantes, de 90 centímetros aproximadamente y a veces las tienen que manipular entre dos o tres personas. Las conservadoras actuales tienen falencias en la toma y en el agarre, porque al no ser los materiales requeridos normalmente se fisuran las manijas o las esquinas del contenedor, lo que produce pérdidas, filtraciones.

¿Cómo funciona este sistema de placas eutécticas?

CB: Las placas son un componente que adentro contiene una solución que es refrigerada en un freezer, se coloca en la caja de refrigeración y lo que generaría el control de la temperatura es un regulador; y las baterías que proporcionan la posibilidad de que esta temperatura sea homogénea.

La carga de las baterías tarda cinco horas y este sistema refrigera durante 12 horas. “Cumple las 12 horas de frío regulado, según el órgano, de 4 a 8 grados e incluye bolsa estéril, contenedor primario y externo. Los materiales utilizados son aptos para todo tipo de transporte, aéreo o terrestre”.

vitalo 2
Mancini (izquierda) y Bacigalupi (derecha) muestran con orgullo su proyecto. 

Este sistema se utiliza en otras aplicaciones (para traslado de alimentos) y está comprobada su efectividad. “Nos basamos en una patente francesa (Coldway) y la adecuamos a nuestro proyecto”.

-¿Cuál fue le chispazo para que surja este proyecto?¿Cómo se les ocurrió?

CB: Investigando vimos una imagen sobre un proceso de procuración en México, durante uno de los traslados se había caído una caja al piso y había caído el órgano al suelo, no directamente al suelo, pero sí en una bolsa estéril. A raíz de esto comenzamos a investigar y decidimos trabajar en la temática de la donación de órganos y allí fue cuando nos acercamos a Incucai a través de Ecodaic. Allí fueron muy receptivos y nos brindaron muchas herramientas para conseguir información sobre las normativas vigentes.

Buscan financiar el proyecto

Para hacer las pruebas iniciales del prototipo en Europa y según las normas de la patente francesa, los costos son de 22 mil euros. Ello no significa que ese costo se traslade al producto, sino que sólo es la prueba técnica necesaria de que Vitaló funciona tal como está previsto.

Por otro lado, construir el sistema puede demandar alrededor de 30 mil pesos. Por ello, las diseñadoras están tratando de reunir fondos para llevar a cabo este proyecto y sostienen una campaña en los sitios Idea.me e Indiegogo, donde empresas y público en general puedan aportar.

-¿Qué cambios intentan generar con la incorporación de este proyecto al sistema de procuración de órganos?

CB: El 1 % de los donantes puede llegar a ser un donante real, se tienen que dar muchas condiciones para que ello ocurra, por eso es muy necesario que se preserve este órgano que se va a donar. La cristalización de los tejidos es un aspecto fundamental, si bien no significa que el órgano no vaya a funcionar, pero ya se empieza a deteriorar. Este proyecto intenta generarle una seguridad a la persona que está procurando que ese órgano llegue bien a destino, generar la cuestión de que está haciendo su trabajo bien y no sentir esa doble presión de tener que llegar a tiempo y estar corriendo con dos o tres acompañantes tratando de llevar una conservadora, creemos que el operativo se vería beneficiado con este sistema.

MM: Hablando personas trasplantadas o vinculadas al trasplante, un padre nos dijo ‘yo tengo una nena trasplantada, me impactó mucho ver una conservadora de picnic que ahí tenía el órgano de mi hija, que iba a ser de mi hija’. Buscamos cambiar ese impacto de ver que están llevando una vida en una conservadora de playa. Tratamos de adecuarlo a la circunstancia.

CB: El diseño no sólo tiene aspectos técnicos, sino también comunicativos e intentamos darle un diseño médico e institucional con materiales apropiados y superficies apropiadas.

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Vitaló: una caja para preservar la vida”

  1. Genias!!!! Al fin un proyecto serio!!!
    Importantisima la conservación de un órgano para que llegue en óptimas condiciones a la persona que será transplantada!!!
    Adelante con este proyecto!!! Es una muy buena causa!!!!

  2. Genias!!! Por fin un proyecto en serio!!! Es de fundamental importancia la conservación del órgano para que llegue en condiciones óptimas a la persona a trasplantar!!!
    Adelante!!! Todo el apoyo!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s