Cuando las segundas oportunidades llegan

 

Pablo Dávalos, el salteño que esperaba una segunda oportunidad para seguir respirando, fue trasplantado.

El 21 de julio, hace unos días nada más,  les contábamos la historia de vida de  Pablo Davalos, un salteño que había sido trasplantado el año pasado, pero que tras complicaciones debió ser ingresado en la lista de espera del Incucai nuevamente.

Debido al daño que sufrió el pulmón trasplantado, Dávalos necesitaba una nueva intervención, pero en este caso bipulmonar. Sin embargo, Pablo y su familia no bajaron los brazos y siguieron luchando para salir adelante.

En estos últimos días su situación había sido muy delicada, tenía altos y bajos, pero finalmente el 26 de julio llegó la gran  noticia que tanto esperaban.

“Ayer a la mañana nos avisaron que había un operativo y a las 12 entró a quirófano. Le trasplantaron un solo pulmón porque el que ya tenía trasplantado estaba tan fibrosado y duro que era literalmente una piedra e iba a ser mucho más traumático para mi papá y más complicado extraerlo. Hoy ya está sin respirador, evolucionando muy bien, gracias a Dios, y está noche ya pasa a terapia intermedia si todo sigue bien”.

“¡Estamos felices la verdad! Ayer un poco “shockeados” la verdad con la noticia que había sido sólo uno, fue todo muy rápido. Pero mi papá está feliz. Gracias a todos los que nos apoyaron y siguen apoyándonos (sic)”, comentó alegre Magui, la hija mayor de Pablo.

Este es un claro ejemplo de que la gente es solidaria y se sensibiliza, es el ejemplo de una familia que decidió dejar de lado su dolor para poder darle vida a otro. Otra persona que hoy puede respirar gracias a un ángel donante y que se recupera con mucha fuerza para poder regresar a su casa y para poder volver andar a caballo, una de sus pasiones.

“Me siento más sano que antes, pero vivo un hora a hora”, afirmó Dávalos. “La gente tiene que concientizarse de lo importante que es donar órganos. Es un acto de solidaridad que salva vidas y se replica por todos lados. Hay que perderle el miedo”, destacó el salteño.

“La única manera de poder sobrellevar y superar un trasplante es con la ayuda de la familia. En todo este tiempo mi esposa y mis hijos me acompañaron y lo siguen haciendo, también viajaron parientes y amigos. Todos son mi fuerza”, remarcó Pablo, a lo que Magui sumó: “él es nuestro ejemplo de valentía y fortaleza”.

Pablo y su familia vuelven a tener otra oportunidad y lo quería compartir con todos nosotros par que no nos olvidemos de que donar órganos salva vidas.

Nota editorial: El protocolo de donación de órganos es administrado únicamente por entes oficiales de procuración, ablación y trasplante. Registrate como donante de órganos y conversalo con tu familia, sólo así podrás ayudar.

 

Fuentes:
Magdalena Dávalos.
Diario la Gaseta Salta.
Fotos: Gentileza de la Familia Davalos
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s