Donación de órganos: la mirada de una paciente desde la espera

¿Cómo es esa espera por un trasplante de órganos? El peregrinaje por laboratorios, hospitales, tratamientos. La lucha de una persona transformada en vida. 

Por María Elena Medina

Miradas

Mientras espero por otro laboratorio, otro más pero con menos frecuencia que antes, leo un libro que me acompaña en las esperas. De repente se me da por levantar la vista y ver qué sucede a mi alrededor, es ahí dónde los que me rodean tienen algo que los identifican, cual uniformados (no me gusta usar esta palabra) están ahí con sus barbijos de diferente color, tamaño, con elásticos. En fin, algo que en su momento me costaba usar y cual rebelde no le veía mucho el sentido, pero me acostumbré a las reglas un tiempo, sólo un tiempo. Sin embargo lo real, lo intenso, lo común eran sus miradas, era lo único que podían dejar traslucir esos barbijos.

Una niña junto a su madre y sus ojos celestes intensos que emiten cual rayos de sol una luz especial, luego con un joven que quizás tenga mi misma edad intercambiamos miradas. Es ahí donde el juego de preguntas se abre y el diálogo también y por su tono de voz, su expresión, parece sonreír al emitir sus palabras y otra vez vuelvo a lo mismo: las miradas.

En definitiva, hay algo en común que nos hace cambiar el modo de ver la vida y ese algo es el renacer, es esa fuerza, esa espera nos hace volver a lo que más anhelábamos que es la vida.

Tras tanta lucha todo se trasforma, otros colores, aromas, sensaciones; algo hermoso que me hace pensar, me lleva un poco para atrás hace algunos años, miro mis brazos veo mis marcas, las que me molestaron un tiempo atrás, pero pensándolo bien son batallas que gané.

Ahora todo es diferente e impensado, intenso y ese factor fue gracias a ella a mi ángel donante, yo sé que ella vive en mí.  Cómo cambió todo. Hoy puedo proyectar y ver lo que sucede a mi alrededor de otra manera; si hay algo que me gusta es observar y tratar de ponerle palabras a mis sensaciones y mediante los textos tratar de reflejarlas, es en esas miradas en ese renacer dónde todo se trasforma; es gracias a esos héroes anónimos y esas familias que decidieron apostar a la vida en un momento durísimo para ellos.
¿No hay algo más hermoso en el mundo que dar vida? De eso se trata, de prolongar, de renacer, de amar. No hay otras palabras que resuman todo esto más que las de amor y vida.

María Elena Medina es periodista y deportista integrante de la Asociación Deportistas Trasplantados de la República Argentina (ADETRA).Fue trasplanta de riñón hace cuatro años.

Fuente:la fotografía es gentileza de El1digital

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s