Día Mundial del ACV: síntomas y factores de riesgo

El 29 de Octubre es el Día Mundial del ACV, lo que intenta visibilizar una problemática, dando a conocer los factores de riesgo a modo de prevención y conciencia social.

Por Paola Di Gregorio Couto

El cerebro es un órgano con altos requerimientos de oxígeno y de glucosa. El potencial de membrana, necesario para la transmisión nerviosa, es mantenido por las bombas de sodio y potasio que consumen energía en forma aeróbica, por el Ciclo de Krebs. El 20 % del gasto cardíaco total se destina al cerebro. Cuando el suministro arterial se interrumpe, el cerebro deja de funcionar debido a las escasas reservas de nutrientes en el parénquima cerebral.

La sangre llega al cerebro mediante las arterias carótidas y las vertebrales, la obstrucción de alguna de ellas puede causar infartos. La interrupción del aporte sanguíneo se llama isquemia cerebral. Las hemorragias intracraneales se deben al sangrado que se produce dentro del cerebro o en los espacios de las meninges que lo recubren.

En el primer caso, ocurre por la ruptura de un vaso, sea arteria o vena, y son secundarias a la hipertensión arterial, a la ruptura de malformaciones entre estos vasos, a sangrado intratumoral, entre otros. En el segundo caso, la causa frecuente es la traumática.

El ataque cerebral, o accidente cerebrovascular, ACV, puede producirse por la súbita pérdida de flujo sanguíneo cerebral (ACV isquémico), que ocurre en el 80 % de los casos; o por derrame cerebral (ACV hemorrágico), presente en un 20 %, a causa de lo cual las neuronas se debilitan o mueren por falta de oxígeno. Así, las partes del cuerpo controladas por la zona cerebral afectada dejan de funcionar, a veces en forma permanente.

Esta enfermedad, constituye la tercera causa de muerte en el mundo (luego de las Cardiopatías y del Cáncer) y la primera de discapacidad en adultos. Su prevención implica la difusión de información sobre sus causas y programas de control de los factores de riesgo. Al mismo tiempo, la creación de conciencia acerca de los signos del ataque cerebral es un punto importante ya que, en caso de ocurrir, es fundamental actuar de forma inmediata para reducir las posibles secuelas de discapacidad o evitar la muerte. El tiempo es cerebro.

Hay dos factores de riesgo para el ataque cerebral: tratables o modificables y no tratables o no modificables. Entre los factores tratables, se encuentran: presión arterial alta, tabaco, diabetes, alcohol, colesterol alto, drogas (cocaína), problemas cardíacos, alteraciones de la sangre, migrañas, anticonceptivos orales, enfermedad carotídea, dentadura en mal estado, sedentarismo, obesidad y procesos infecciosos.

Entre los no tratables: familiares con ataques cerebrales, edad, sexo masculino, ataque cerebral en el pasado, e infartos silentes en las neuroimágenes.

La hipertensión arterial (HTA) es el factor de riesgo más frecuente; está presente en el 80% de los pacientes que sufren un ataque cerebral en la Argentina.

El colesterol alto (Hipercolesterolemia) aumenta el riesgo de que se tapen las arterias, incluidas las que van al cerebro, por lo cual puede producir un ataque cerebral.

Los síntomas a tener en cuenta para detectar un ataque cerebrovascular son:
● Falta de sensación, debilidad o parálisis repentinas en la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un solo lado del cuerpo.
● Confusión súbita, problemas repentinos para hablar o entender.
● Problemas repentinos para ver con uno o los dos ojos.
● Dificultad para caminar, mareo, vértigo, pérdida del equilibrio o falta de coordinación súbitos.
● Dolor de cabeza súbito y de máxima intensidad, sin causa aparente.

El ACV es una EMERGENCIA, por lo que también tenemos que aprender a respetar la asistencia médica inmediata, y colaborar para salvar la vida de una persona que no puede ir a un consultorio. Hagamos buen uso de las guardias, de eso se trata también, pensar en el otro y solidarizarse para con la vida humana.

Maestros que me han hecho aprender del arte del cerebro y de la vida, Dr Desole, Daniel, Neurocirujano, a quien solamente podría agradecer por impartir sus conocimientos y sus experiencias en esta Ciencia maravillosa. El cerebro es un milagro.

Paola Di Gregorio Couto

UBA MEDICINA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s